Los personajes


Los personajes se dividen en tres grandes grupos: los principales, los secundarios y otros personajes con menos relevancia. El grupo de las mujeres, que merece mención aparte.


PERSONAJES PRINCIPALES


DON AVITO CARRASCAL Don Avito es un científico que se propone tener un hijo genio. Para lograrlo, cree que la madre del genio tiene que ser la madre ideal. Según él esta es Leoncia, la deductiva, la dólico-rubia de sano color, anchas caderas, turgente y levantado pecho, mirar tranquilo y buen apetito.. Para encontrarla aplica la teoría del amor deductivo. “Este tipo de amor acontece que al llegar a cierta edad experimenta el hombre un inexplicable vacío, que algo le falta, y sintiendo que no está bien que esté el hombre solo, se echa a buscar viviente vaso en que verter aquella redundancia de vida que por sensación de carencia se le revela. Busca mujer entonces y yo con ella se casa en matrimonio deductivo. Todo lo cual equivale a decir que, o ya precede la novia a la idea de casarse, conduciéndonos aquélla a ésta, o ya el propósito del casorio nos lleva a la novia.” Pero de repente surgió el amor inductivo al conocer a Marina, es decir un amor de carácter irracional, puesto que Don Avito obedecía a su corazón. Contrajeron matrimonio. “Y he aquí cómo se unen la Materia y la Forma en indisoluble lazo” dice don Avito, ya que él se considera la Forma, es decir la ciencia o la razón que le puede aportar al genio y ella la Materia, la naturaleza o los sentimientos.

Carrascal intenta ser una persona que se basa en la ciencia y en la teórica pura, tenerlo todo muy planeado, sin dejarse llevar por los sentimientos. Sin embargo a lo largo de la obra, éste en algunas ocasiones se deja llevar por lo irracional, por ejemplo cuando se enamora de Marina. Continuamente se arrepiente de ser flexible y dejarse llevar por sus sentimientos. “¡Has caído, Avito, has caído!¡Has caído! Has convertido a la ciencia en alcahueta… ¡Has caído!” : este es el lema que le perseguirá a lo largo de toda la obra.

“Toda mujer es ineducable; la propia más que la ajena” opina Carrascal, y así es como ve a Marina y a todas las mujeres, seres imposibles de educar, de hacerles razonar, ya que son “Naturaleza” y esta supera a la razón. Así se puede comprobar ya que es un personaje misógino hecho que se manifiesta cuando nace su hija Rosa. No le hace caso y no se preocupa de ella, pues considera que una chica no puede ser un genio, y en este caso deja que la eduque la madre.

Don Avito es un personaje plano, es decir, no evoluciona a lo largo de la obra. Empieza siendo una persona cerrada únicamente en la ciencia, en tener toda su vida calculada y la obra acaba manteniendo esas ideas. Sin embargo al final de la obra se deslumbra un posible cambio, pero como la obra no sigue y no sabemos que ocurre luego, es imposible saber si el personaje evoluciona.

Para Unamuno la mujer no tenía importancia y lo refleja con Don Avito.

APOLODORO (LUIS) Hijo de Marina y Avito, es el proyecto de futuro genio que su padre espera lograr. Apolodoro crece en una casa llena de contradicciones. A su padre sólo le interesa lo relacionado con su experimento, como por ejemplo su nombre: Apolodoro (padre de la verdad y de la vida) ya que se lo puso pensando en su proyecto de genio.

“Apolodoro, don de Apolo, de la luz del sol, padre de la verdad y de la vida…Avito vacila; inclinase a Apolodoro por lo simbólico y, sobre todo, por empezar, como Avito, por A, lo que ha de permitir que se sirvan padre e hijo de un mismo baúl y que no haya que cambiar las iniciales de los cubiertos: a.c".

Como el objetivo de Carrascal es crear un genio, quiere ponerle un nombre científico.

Por otro lado su madre, Marina, intenta darle todo el cariño que una madre puede dar a su hijo, aunque rechaza al pequeño en presencia de Avito. Ella, a escondidas, lo llama Luis, el mismo nombre que el padre de Marina. “¡Querido! ¡Querido mío! ¡Rico! ¡Rey de la casa! ¡Cielo! ¡Querido!, ¡Querido…! Luis, Luisito, mi Luis, Luis mío, sol de mi vida”. Luis es el nombre prohibido y vergonzante para Carrascal, ya que se corresponde con el nombre de un santo.

En la etapa de la adolescencia, Apolodoro tiene muchos problemas sociales causados por la educación que le quiere inculcar su padre. La gente de su edad lo desprecia “¡Mira, el que iba para genio!” y él se siente despreciado.

Más adelante Apolodoro se enamora de una muchacha de buena familia, llamada Clara. “¡Qué lío!, le dice Carrascal su demonio familiar, y ya en la calle, se dice: ¡Se ha enamorado!, ¡se ha enamorado! ¿Y si este amor se concreta?”.

Finalmente, la historia de este personaje acaba en tragedia, ya que Apolodoro dimite de su vida a causa del fracaso como genio, como escritor, como hombre y también como hijo.


MARINA DEL VALLE Marina del Valle es esposa de Don Avito y madre de Apolodoro/Luis y de Rosita. Es amiga de Leoncia, y en la casa de ésta ve por primera vez a Don Avito. Un amor a primera vista surge cuando Don Avito ve los ojos de Marina “¿Qué cosas sabes tú, Avito Carrascal, qué cosas sabes frente esos tersos ojazos cándidos que empiezan a decirte lo que no se sabe ni se sabrá jamás?”.

Su personalidad no presenta cambios, es estable. Desde el principio hasta el final Marina tiene las mismas ideas y no se deja influir por Don Avito, aunque en presencia de él contiene el afecto hacia el hijo. “Luis, mi Luis, mi Luisito, Luis mío, mi Luis, ¡Vete!, ¡Calla!, no le digas nada; ¿Has oído? ¡Aquí viene!… ¡Apolodoro![1]”. Por lo tanto podemos afirmar que es un personaje plano. Presenta unos matices de personalidad puesto que cuando está con su hijo se muestra cariñosa; en cambio, en presencia de Don Avito se muestra distante con su hijo.

En aquella época el hombre siempre era el dominante y la mujer la que obedecía. Sin embargo, para Unamuno esta afirmación no es del todo cierta, puesto que Marina hace lo que la conciencia le dicta cuando no está presente su marido, por ejemplo bautiza a su hijo a escondidas.

DON FULGENCIO Es filósofo, casado con Edelmira y amigo de don Avito. Juntos llevarán a cabo la enseñanza del proyecto de genio. Don Fulgencio, como buen filósofo que es, dedica su tiempo a escribir obras como la “Carta Magna”. Por medio de este documento el lector puede saber que don Fulgencio es un personaje que aparentemente es rígido y muy seguro de sí mismo, aunque es la prueba para decirnos que llena la hoja de infinitas palabras sin ningún tipo de fondo ni sentido.

Don Fulgencio no es un personaje superior a su mujer, sino todo el contrario. La mujer está por encima de él. Sin embargo, delante de alguien hace ver que es él quien la domina. Por eso se puede decir que es un personaje con dos caras diferentes: la del mundo exterior, en la que parece una persona machista, con firmeza y autoritaria; en cambio, dentro de casa es totalmente diferente, ya que la autoridad pasa a ser de su mujer y hace caso de todo lo que ella dice.

Tiene una mentalidad más liberal y más religiosa que la de don Avito. Considera que lo más importante son las ideas y no quiere saber nada del sentido común ni de los hechos. Para expresar sus ideas utiliza juegos de palabras que acaban sin tener sentido alguno:

“El derecho a la vida, a la muerte, al derecho mismo y al deber; el deber de vida, de muerte, de derecho y de deber mismo; la muerte del derecho, del deber, de la misma muerte y de la vida; y la vida del derecho, del deber, de la muerte y de la vida misma.”

NOTAS
[1] Conjunto de palabras con cariño maternal por parte de Marina hacia su hijo Apolodoro o, como le llama ella, Luís. Pero en presencia de su marido Don Avito cambia radicalmente su actitud.



PERSONAJES SECUNDARIOS


EPIFANIO Epifanio es el padre de Clarita, y como tal, quiere lo mejor para su hija, por eso le aconseja que escoja como pareja a Federico, en lugar de Apolodoro.
CLARITA HILDEBRANDO Hija de Epifanio, profesor de dibujo de Apolodoro. Es una chica joven de la cual Apolodoro/Luis se enamora. Sin embargo, Federico, su otro pretendiente, también se enamora de ella. Por indecisión a la hora de escoger, se puede afirmar que es una persona con muy poco carácter ya que se deja llevar por el pretendiente más fuerte. En consecuencia, Apolodoro se queda muy triste a causa de su fracaso amoroso y, por recomendaciones de Menagutti, tomadas al pie de la letra, decide suicidarse. Por esto podemos afirmar que Clarita es el principal factor de su muerte ya que el amor lo venció.

EMILIO HILDEBRANDO Es el hermano de Clarita e hijo de Epifanio. Únicamente es mencionado en el final de la historia, cuando se habla de las clases de dibujo que recibe Apolodoro, en casa de Epifanio, su padre. Es un personaje plano ya que no evoluciona durante el desarrollo de la novela.

MENAGUTI
Físicamente lo podemos definir como un hombre aparentemente joven y con una gran melena. Trabaja como sacerdote de la Nuestra Señora de la Belleza, y él mismo se presenta como; Hildebrando F. Menaguti (poeta). Lo podemos definir como un "poeta sacrílego con ideales", tal como Unamuno llama en el libro a otros poetas como Rubén Darío. Este personaje tiene una gran influencia sobre Apolodoro ya que es él mismo quien le incita a hacer poesía y que, incluso, hace que publique la suya propia.

Menaguti cree y piensa que “no hay más genio que el genio poético”.

También podemos resaltar la importancia que toma en el conflicto entre Apolodoro y Federico. Menaguti obliga, de una manera insistente, a Apolodoro a matar a Federico, que ha sido el culpable de que el pequeño genio se quede sin su novia Clarita, o a matarse él mismo.

LEONCIA
Leoncia es una joven rubia que destaca por su físico. Tiene unas amplias caderas y, un turgente y elevado pecho. Es el primer proyecto de mujer que escoge Don Avito, antes de ver a Marina, con la cual acaba haciendo su proyecto.

EDELMIRA Edelmira es la esposa de don Fulgencio. Ya entrada en años, es una mujer que presenta una alta estatura que contrasta con su serena y estatuaria personalidad. Se caracteriza por su piel pálida y por su larga peluca. Es un ejemplo de mujer dominante, siempre se encuentra en contraposición con su marido y ella es la causante de los trastornos de personalidad que este sufre.

SINFORIANO Sinforiano es un personaje masculino que aparece en el principio de la obra del cual no se ve una evolución clara. Es un amigo de Avito y por lo tanto el primero que conoce las intenciones de Avito respeto a su futuro proyecto. Unamuno lo caracteriza como el típico burgués de la época.
ROSA Segunda hija del matrimonio entre Marina y don Avito, hermana de Apolodoro. Desde que nace, su padre no le presta atención debido a su sexo. Don Avito deja la educación de Rosita en manos de su madre, ya que piensa que ninguna mujer pueda llegar a ser un genio. Pero ella es más inteligente que su hermano cuando tenían la misma edad. Se cría con su madre, Marina, que le da todos los mimos que fueron reprimidos con Apolodoro, y este mira a su hermana con cierta envidia, a causa de la atención que le presta su madre. Al final Rosa se muere a causa de una enfermedad, y cuando muere Avito explica a su hijo el proceso de la muerte.
Consideramos que Rosa es un personaje plano, ya que no muestra una evolución a lo largo de sus pocas apariciones.

FEDERICO VARGAS Federico es el causante principal de que Apolodoro sienta que ha fallado ya que resulta ser un competidor por el amor de Clarita. Siempre se mantiene al margen cuando discute con Apolodoro, echándole en cara todo lo malo que ja podido experimentar a lo largo de su vida.:
"¡Basta!, Y no sea niño ni haga el tonto. Su padre le ha hecho perder con la pedagogía. La verdad es que después de tanto prepararse, salir con esa sandez de novelita no autoriza a pretender el amor de un joven como Clarita. Aprenda a vivir, toma tila y reflexione y ahora déjeme, que llevo prisa”.

Por la insistencia que tiene en conquistar a Clarita y quitársela a Apolodoro, hace que éste crea que Clarita ya no le gusta tanto como antes. Federico es un chico elegante y pícaro. Es muy seguro de sí mismo ya que cuando va a casa de Clarita lo primero que hace es besarla. Él se queda con Clarita y es una de las claves por la que Apolodoro se suicida. Momentos antes de la muerte de Apolodoro este personaje le trata de inconsecuente, de niño pequeño e insolente.


LAS MUJERES


El grupo de las mujeres que forman parte de esta novela tienen una importante influencia sobre los personajes masculinos . Son ellas las que dominan a los hombres, ya que les hacen cambiar de forma inconsciente, su manera de pensar y/o actuar. En global este grupo, actuando por separado, hacen que la trama ideada por Don Avito y Don Fulgencio se venga abajo. La creación del genio resulta imposible a causa, en este caso, de Marina del Valle que cría a su hijo según sus ideales.

Otro de los casos que resultan en el libro sobre esto que hemos explicado se da también en la relación entre Clarita y su madre. La madre de Clarita emprende un papel importante a la hora en que Clarita se tiene que decidir entre Apolodoro y Federico, ella la aconseja y quizá obliga a decidirse por Federico. Esto nos hace pensar que parece que Clarita sea el “apolodoro (proyecto de genio)”, de su madre, y quiere influir sobre su decisión.


OTROS PERSONAJES


DON ANTONIO
Es médico sociólogo que se ocupó del parto de Marina.

MEDINILLA
Es el futuro marido de Leoncia.

DOÑA TOMASA (Sólo nombrada).

DELEGADO (Sólo nombrado)

PEPE Y NARCISO Pepe y Narciso son los amigos de Don Avito. Unamuno solo los nombra una vez y por ese motivo no podemos concretar más sobre su personalidad.

Mariona Dorda
Meritxell Martínez
Susana Canelada
Helena Blázquez
Iris Castells
Roser Dorda
Noemí Jurado
Judith Fernández
Aida Moreno
Lidia Ollas
Marta Martorell