Evolucionismo

El evolucionismo es una teoría científica que describe la transformación evolutiva y explica sus causas. Dicha teoría combina la propuesta de Charles Darwin y Alfred Russel Wallace sobre la selección natural como mecanismo de la evolución y los estudios de Gregor Mendel sobre la herencia genética; robustecida hoy en día por los sucesivos avances en el campo de la genética y el respaldo de la micro y nanotecnología.

Dicha teoría (denominada Teoría sintética) se encuentra en oposición con el lamarquismo –que postula la herencia generacional de los cambios producidos en la generación in situ, positivamente incompatible con los conocimientos contrastados que poseemos hoy en día- y el creacionismo –que atribuye a la naturaleza un carácter de obra por parte de un ser superior, rechazada por la mayoría de la comunidad científica-.

En particular, para el estudio e interpretación de esta obra, nos interesa explicar de forma inteligible el apartado de la herencia genética.

La herencia genética es la transmisión de características anatómicas, fisiológicas, etc. de un ser vivo a sus descendientes a partir de un material genético contenido en el núcleo celular. El descendiente tendrá características de uno o los dos padres.

Hay dos tipos de características transmisibles: el genotipo, que es el conjunto que viene fijado en los genes y el fenotipo, que es el conjunto de caracteres que manifiestan el exterior del individuo o rasgos que modifican su cuerpo. Es importante que la transmisión de genes a los descendientes tenga una reproducción idéntica y que dé lugar a una réplica de cada uno de ellos. Este fenómeno se denomina mitosis.

Lo esencial de la herencia queda establecido en la denominada teoría cromosómica de la herencia. Ésta explica que los genes están situados y dispuestos linealmente en los cromosomas; también dice que la recombinación de los genes se corresponde con el intercambio de segmentos cromosómicos.


A la alteración o cambio en el genotipo (la información genética) de un ser vivo se le denomina mutación. Ésta produce cambios característicos en el fenotipo y a demás se puede transmitir o heredar a los siguientes descendientes. Los únicos genes que se pueden alterar en la cadena de ADN son las unidades de información hereditaria, pero las mutaciones solo pueden ser heredadas cuando éstas afectan a las células reproductivas.


También es significativo Lamarck, que señala que el ambiente ejerce una presión sobre los individuos en relación a sus posibilidades adaptativas; la vida transcurre en un medio ambiente determinado en el que de forma inevitable se producen cambios; éstos originan nuevas necesidades en el ser vivo en cuanto a sus posibilidades de adaptación a las nuevas condiciones del medio.

Don Avito se basa en lo primero para elegir a la madre-recipiente, para que el futuro genio esté dotado de un buen cuerpo, resistente a enfermedades y a las exigencias del mundo físico.


De la afirmación de Lamarck se desprende la idea que es posible educar al genio ambientalmente, dejando de lado sus características propias.


Las teorías de Don Avito que aparecen a lo largo de toda la nivola son teorías darwinistas (nombradas anteriormente), puesto que el personaje piensa que se puede cambiar a una persona, a su hijo en este caso, desde el momento de la fecundación, a través de diversos métodos aunque, teniendo en cuenta diversas circunstancias iniciales que han de darse para poder crear su proyecto de genio.

El personaje de Don Avito evoluciona de un modo muy específico a través de la obra. Sus ideas son muy claras en un primer momento, pues quiere crear un genio y educarlo para que llegue a ser tal. Pero durante toda la obra el protagonista va contradiciendo sus teorías a través de sus hechos, como por ejemplo en el momento en que dice que su matrimonio ha de ser con Doña Leoncia para poder crear un genio, pero acaba casándose con Marina. Además, al final de la obra el personaje acaba desmintiendo todas sus hipótesis e ideas y viendo cómo su sueño del genio se desvanece por completo con el suicidio de Apolodoro.

Por otra parte, las ideas de Don Avito se fundamentan también en las teorías de Mendel y sus experimentos, ya que aparecen de manera bastante explícita en la nivola cuando pretende elegir a Doña Leoncia, la candidata ideal para crear al genio, con ciertas características para poder engendrarlo, como son: las caderas anchas, de buen apetito, poco habladora, rubia, etc., y algunas otras características que la madre del genio debía tener y para que éste las heredara. A través del personaje de Don Avito, el autor da a entender sus conocimientos sobre la genética mendeliana y sobre la herencia de los caracteres y/o alelos que heredan los hijos a través de los genes de los padres.

Por otra parte, los demás personajes van evolucionando también a través de la historia, excepto la mujer de Don Avito, Marina, que se mantiene siempre constante con sus ideas y siempre firme a su religión.
Don Fulgencio, también apoya las teorías evolucionistas de Don Avito. Aunque sus tesis nunca cambian a lo largo de la obra pese a que se adapten constantemente a su interlocutor.

Apolodoro encarna las teorías evolutivas de la época en la que Miguel de Unamuno escribió la obra, época del pensamiento darwinista. Apolodoro, el genio, el gran experimento de Don Avito, el que encarna las teorías del evolucionismo y también el fallo de esta ciencia parece que, después de todo, no ha logrado ser un genio.

Eudald Clariana
Ferran Martínez
Ana Rengel